sábado, 12 de julio de 2008

Helsinki

...No solo es la capital de este, mi país adoptivo, sino también es una ciudad maravillosa.

Hace una semana pasamos un día en Helsinki nosotros 4 solos (Maria, Alex, La abuela y yo), porque cuando habíamos ido para tomar el crucero no tuvimos oportunidad de mostrarle todo lo que queríamos a la abue.

La capital de Finlandia es para mí la mejor ciudad de este país. No me malentiendan, me encanta Turku, y he llegado a quererla tanto como a mi Buenos Aires querida. Pero en Helsinki al ser la capital, hay cosas que acá no hay. Cosas a las que yo estoy acostumbrado, por haber vivido más de 20 años en Bs As. Tanto María como yo, somos 2 personas de ciudad. Nos encanta salir (aunque no todos los días) a comer, visitar distintos lugares, hacer muchas compras en cadenas enormes, visitar shoppings, ir al cine, etc...
Cosas que si bien se pueden hacer en Turku, siempre las posibilidades son más
limitadas, por ser una ciudad más pequeña. Se podría decir que me gusta tanto Helsinki, porque es el equivalente de viajar a Buenos Aires, para mí. Hay mucha más gente, la ciudad parece más viva, hay comiquerías dignas de gastarse sueldos enteros, cines, shoppings, etc..

Varias veces hemos pensado en que posibilidades reales hay de que nos mudemos allá. Pero siempre pensé que yo ya estoy alejado de mi familia. Para qué voy a hacer que María pase por eso también... Además, por otro lado, que bueno que no vivimos allá. Sino nuestra fino equilibrio económico se iría al demonio...