martes, 2 de diciembre de 2008

Buenos Aires meee mataaaa


Citando al gran Sabina, puedo decir que mi ciudad natal está -por todos los medios posibles- intentando matarme.
Hace un poco más de una semana que llegamos y la temperatura se podría calificar ,como mínimo, de infernal. 30° C constantes en los primeros días de nuestra estadía, y una humedad que siempre superaba el 80%...
Recién hace 2 días la temperatura bajo, gracias a la lluvia, y alivio el ambiente. Pero como bajo tan bruscamente, puedo sentir un resfrío gestionandosé dentro mío. Lo peor de todo es que nuestro pequeño Alexander, se enfermó por primera vez y le agarró fiebre y vómitos. El pobrecito no está acostumbrado a estas temperaturas.

En el lado positivo está: el haber visto a mis familiares, a mis amigos (finalmente después de 4 años), conocer a mi sobrinita, comprar algún que otro comic, ir a pasear, no laburar, etc...

Espero que todo siga mejorando de acá en adelante, y que el clima no me termine de cocinar el cerebro...

1 comentario:

Nazgul dijo...

Vaya, siento lo de Alex! pero piensa que nadie permanece perfectamente sano durante toda su vida. De hecho estos pequeños trastornos, el pasarlos y el superarlos, son experiencias positivas en cuanto que refuerzan el sístema inmunológico de los chavales. Un saludo, amigo! que todo vaya bien en lo que te quede de vacaciones y en el viaje de regreso.