miércoles, 22 de abril de 2009

Noche de decepciones

Hace unos días decidí darme una vuelta por el... video club? DVD club? en fin, por Film Town para alquilar un par de películas. Después de dar vueltas y vueltas y desperdiciar una hora entre mi indecisión entre títulos me decidí por Eastern Promises (de la cual había escuchado muchas alabanzas de un buen amigo) y Doomsday (de la cual no esperaba mucho, pero la promesa de ver zombies o algo parecido, pudo más).

Empecemos por la que sabemos que es mala. Doomsday.

Es un film británico (ya empezamos mal) que data del año pasado, 2008 para los despistados, y es... como clasificarlo?? mmm Apocaliptico-futurista que trata de emular (ejem, léase copiar/robar) sin éxito algunas escenas del clásico Mad Max. También puede sentirse la atmósfera del juego Fallout (para los afortunados que conocen la saga y la jugaron) y tiene algo de Resident Evil. Uno piensa, con tantas buenas referencias la película será un súmmum en lo que a ciencia ficción se refiere. Tristemente pude comprobar que era todo lo contrario. Es una mierda sin pies ni cabeza!! Es como si el guionista o el director (vaya uno a saber quien se hace cargo del niño deforme) quisiera hacer una obra maestra con pedazos de pinturas de Da Vinci o Van Gogh y lo único que logra es un collage que parece hecho por un infante de 2 años con problemas mentales. Por momentos incluso hay escenas a lo Señor de los Anillos, con una onda medieval. WTF?!!

La historia? Ah si, super cliché (como corresponde en estos bodrios post-apocalípticos [y lo digo de buena onda]), un virus de esos que te matan aparece en Escocia, provocando que el gobierno los aisle construyendo el muro de Pink Floyd a lo largo de toda su circunferencia. Muuuuchos años después el primer ministro se entera mediante fotos satelitales que hay sobrevivientes, lo cual le viene al pelo, porque parece que en los suburbios está apareciendo un brote del virus, yet again.
Manda a un equipo de boludos que no tienen ninguna chance de sobrevivir, ya que los sobrevivientes son todos extras de Mad Max y apenas los ven los cagan a palos. Por supuesto que la que lidera el grupo es la más fuerte, inteligente y la única (bah un par más también) sobrevive. Y además tendrá, como para introducir algo nuevo al género (esto se llama sarcasmo), razones personales para traspasar el muro e ir a ver que es lo que pasa...

Malísima, y no vale la pena verla ni borracho.

Pasemos a Eastern Promises con Viggo "Sigo siendo Aragorn" Mortensen y la insulsa Naomi Watts.

Con esta película tuve una sensación de insatisfacción enorme. Espera mucho, pero mucho más de la historia. Era como si siempre estaba esperando a que "empezara de una buena vez". Bastante mediocre.

Ambientada en el entorno de la mafia rusa de la ciudad de Londres, relata cómo Anna, una comadrona inglesa, investiga los orígenes de una niña nacida en su hospital. A medida que investiga se irá topando con Nikolai o Kirill que son miembros de la mafia y que tienen una oscura relación con la madre de la niña. El film muestra la implantación mafiosa rusa en Inglaterra y sus violentos métodos para conseguir el poder. Nada más ni nada menos.

Creo que la próxima vez, me ahorro la plata y me compro un buen comic. Que con eso la paso mejor...

1 comentario:

José Alfonso dijo...

Jajaja, pues sí... :P